Liderman: Cultura e innovación desde su origen

 

“Si no vas a hacer nada que sea ‘WOW’, mejor no lo hagas”. Con solo cuatro miembros de seguridad, Javier creó Liderman en 1989. Diez años después decidió darle un giro cultural: pasar de ser una empresa de vigilancia a una que gestiona recursos humanos. El foco, en ese sentido, cambió al lado humano del negocio.

Con un estilo directo y amigable, nos presentó diversas estrategias para ilustrar los desafíos que debió afrontar. Así, la incorporación de nuevas tecnologías y la innovación digital fueron la respuesta ante el crecimiento exponencial del negocio.

Para una organización de más de 11 mil colaboradores, Calvó encontró en la conectividad una aliada para el crecimiento. Para esto, desarrolló propuestas creativas como lo fueron los ‘Programas de Conectividad’ y lanzó ‘Radio Urbe’, abrazando de esta manera al arte y la cultura como medios para la difusión de la seguridad ciudadana. Los guardianes de la cultura Liderman, como son denominados los colaboradores, encontraron en esta última plataforma atención a sus necesidades y consultas propias y de sus familias durante 24 horas.       

Javier también nos relató cómo la robótica y la Inteligencia Artificial comenzaron a ser un factor de innovación en el sector y una oportunidad para continuar promoviendo la cultura.

 

La Cultura Liderman

“¡Experiencias! La gente busca experiencias. Y eso es lo que las empresas deben generar”. Durante 25 años, fue creando una cultura organizacional que es prioridad 1 en el negocio.

¿Los pilares en los que se edificó? Sentido de propósito, visión, misión, valores, consignas permanentes y lo que no perdona un cliente. Los colaboradores lo llamaban por su nombre, y sin necesidad de agendas o protocolos, tenían siempre la posibilidad de conversar cara a cara con él. Todos caminaban en un mismo sentido.

Las consecuencias de la firmeza del ADN Liderman fueron positivas para todos los públicos: internos y externos. “Ha atraído el éxito al negocio”, dice Calvo. “El alto nivel de confianza que existe en la compañía significa que necesitamos menos gerentes de línea media para supervisar al personal”. Y el registro de confiabilidad de la firma le ha reportado tal prestigio que la mayoría de las empresas globales se vuelcan hacia Liderman en Perú.

Hoy en día, Javier Calvo es un emprendedor co-fundador e inversionista de Qaira, red de drones que permiten monitorear la calidad del aire de manera eficaz. Para él, no es posible crecer si no se innova, si no se asumen riesgos: Este proyecto medioambiental es ejemplo de ello.