Consumidores que no solo consumen

Hoy los consumidores no son indiferentes a lo que haga una empresa en el mercado y la tendencia es que cada vez se involucren más. No importa si la marca trabaja conscientemente su presencia en redes sociales. Quiera o no, los consumidores hablarán de ella de manera favorable o desfavorable. Son ellos los jueces.

El creciente uso de internet, sumado a la elevada penetración de redes sociales comparativamente con otros mercados, ha contribuido al empoderamiento del consumidor peruano, al igual que consumidores del resto del mundo. Las redes sociales han permitido que las personas tengan una tribuna donde expresar sus opiniones sobre los productos y servicios.  

Según un estudio de Weber Shandwick del 2017, por ejemplo, en Estados Unidos, el 46% de los consumidores compra marcas que los hacen sentirse bien y felices, y el 30% compra productos cuyas empresas tienen un propósito social, es decir que tienen una contribución a la sociedad.

Hoy seis de cada diez consumidores han realizado alguna acción como respuesta a la conducta de una marca o empresa en el mercado. De estos, el 90% se ha pronunciado de manera negativa, es decir promoviendo que no consuman el producto o servicio; y el 65% lo opuesto, es decir buscan apoyar a las empresas si consideran que éstas están haciendo lo correcto en la sociedad.

Sumado a esto, uno de cada cinco consumidores que se expresa en las redes sociales y demás plataformas digitales lo hace con la convicción de poder cambiar el comportamiento de las empresas. Asimismo, el 76% de los encuestados afirmó que las redes sociales hace mucho más efectivo el activismo de los consumidores.

Ante este nuevo escenario, es clave que las empresas tengan un propósito claro, trabajen su reputación de manera estratégica y que busquen comprometerse con la sociedad más allá de obtener resultados financieros saludables. Esto implica también que la marca y la empresa asuman como propias causas sociales. La relación que existe hoy entre las personas y los productos y bienes del mercado, ya no consiste solamente en una de consumo.

Hoy las personas, sobre todo los más jóvenes y asiduos en redes sociales, quieren trascender y lo hacen a través de las marcas. ¿Qué causa asumirá como propia la marca? Es una pregunta que se deben hacer las empresas. Ya no pueden pretender ser indiferentes a los movimientos sociales que se producen en el mercado donde operan.