Identidad a partir de la diversidad

“Somos un país estrella en el mundo de lo cultural”. Bajo esta premisa, el director cinematográfico, actor y ex Ministro de Cultura Salvador del Solar encapsula sus expectativas personales frente al fenómeno de la interculturalidad. A sus ojos, un país rico en etnias, festividades, sitios arqueológicos, colores y lenguas, un país diverso como el nuestro, claramente destaca en la geografía del mundo.  

¿Cuestión de leyes? Ante la particularidad de las exigencias de la sociedad en la búsqueda de un Estado promotor de cultura, el ex Ministro afirma que una presencia estatal más tangible serviría como impulso, incluso, para que el sector privado invierta en apuestas nacionales como los sitios arqueológicos. No obstante, resalta que la habilitación de posibles leyes o políticas culturales carecería de efecto si no se trabaja en primera instancia la toma de conciencia. Se trata, en otras palabras, de una alineación en los esfuerzos tanto por concientizar a la sociedad como por sembrar un adn impulsor de cultura dentro de los organismos del Estado.  

Además de las acciones alrededor del potencial de nuestra comida, identificar oportunidades en el cine, en el desarrollo creativo de videojuegos, en el teatro, la música, la arquitectura y la literatura es clave para producir cultura. En ese sentido, para el expositor,  especialmente el cine alimenta e inmortaliza nuestro universo cultural, “el mejor vehículo para proyectar la imagen de un país”.