La influencia de la cultura en la Marca Empleadora

Hoy en día, el contexto nos muestra una realidad compleja para muchas organizaciones. Por un lado, la transformación digital y por otro, el mercado del talento cada vez más rápido y competitivo. Esto obliga a modificar el enfoque de las estrategias de reclutamiento y selección de las empresas, de tradicionales a innovadoras. A diferencia de años atrás, hoy las organizaciones han pasado de escoger a sus candidatos, a ser las escogidas. Esto supone que las empresas realicen esfuerzos adicionales y trabajen activamente en convertirse en el empleador preferido por el mejor talento.

Dicho esto, y sumado a los nuevos perfiles generacionales que buscan mayor trascendencia y flexibilidad, no resulta difícil imaginarse la importancia que se le debe dar a la construcción y mantenimiento de una marca empleadora, sólida y potente. 

Pero, ¿por dónde empezar? Siempre desde adentro. La cultura organizacional es un factor clave y determinante de la marca empleadora, por ello es imprescindible fortalecerla a través de distintas acciones y/o iniciativas que nos permitan atraer y retener el mejor talento. Entonces, ¿Cómo la cultura organizacional fortalece la marca empleadora? Aquí cinco consejos:  

  • Un propósito trascendente: el propósito es la verdadera razón de existir de una empresa, más allá de hacer dinero (que también es importante). Es el por qué hacemos las cosas como las hacemos y lo que nos motiva e inspira a dar lo mejor de nosotros. Trabajar con un propósito claro marca la diferencia, tanto para colaboradores, como potenciales colaboradores y clientes, pues sienten que lo que hacen tiene valor y contribuye a una causa común. Según el 2018 Deloitte Millennial Survey, “las empresas que están más alineadas con los millennials en términos de propósito, cultura y desarrollo profesional, es probable que atraigan y retengan el mejor talento y, a su vez, potencien un mejor desempeño financiero”.
  • Una Propuesta de Valor: no solo basta con tener claro cuál es el propósito de tu organización, sino qué le ofreces a tus colaboradores y potenciales colaboradores. Es decir, ¿qué debería esperar una persona al ser parte de tu organización? Según Deloitte (2018), las empresas con buen salario y cultura positiva tienen más probabilidades de atraer millenials, pero la diversidad, inclusión y flexibilidad laboral son claves importantes para mantenerlos felices. El 55% de millenials dijo que permanecería más de cinco años en un lugar de trabajo flexible. 
  • Nuevos estilos de liderazgo: la transformación digital nos obliga a cambiar la forma cómo hemos venido haciendo las cosas. El rol de líder se convierte en un aspecto neurálgico en épocas de cambio; 36,5% de líderes encuestados como parte del estudio de APOYO Comunicación sobre la Comunicación en la Gestión del Cambio (2016) no son conscientes de su rol como agentes de cambio. A esto se suma que las nuevas generaciones muestran interés por nuevos tipos de líderes, con diferentes habilidades interpersonales, que sean fuente de confianza y admiración, y que tengan un comportamiento ético e íntegro (Deloitte, 2018). 
  • Embajadores de marca: Los testimonios de la experiencia laboral de los colaboradores son el mejor mensaje de nuestra marca empleadora. Es importante que ellos conozcan y vivan la cultura, para que puedan actuar como embajadores de la organización, reforzando la marca empleadora, convirtiéndose en una red de reclutamiento y transmitiendo la propuesta de valor. ¿Quién mejor que ellos mismos para contar lo que sucede en una organización? Según, Edelman Trust 2016, los colaboradores tienen más credibilidad que un CEO y altos ejecutivos al momento de hablar de una crisis, prácticas empresariales y trato a los trabajadores. 
  • Alineamiento de la promesa con la realidad: el seguir con estos consejos, facilitará una coherencia entre las expectativas del talento potencial y losatributos valorados por los colaboradores, lo cual repercute en una buena gestión de la reputación de nuestras organizaciones, haciendo que lo interno converse con lo que proyectamos externamente. 

Como vemos, la influencia de la cultura organizacional en la marca empleadora es importante e implica un reto. En estas líneas van solo algunos consejos, seguro el lector podrá aplicar varios más.    

Fuentes: