¿Qué harías con 2,6 millones de dólares?

Por Antía López, Coordinadora de Proyectos de APOYO Comunicación

Si te estás haciendo la pregunta, quizá por tu cabeza pasen cientos de opciones, desde viajar sin parar, hasta invertir y conseguir más dinero.

Si un influencer subiese un nuevo video a su canal de Youtube con este título, muchos correrían a verlo, y se imaginarían una gran fiesta, un viaje increíble, o quizá un nuevo auto de lujo. Pocos pensarían en un proyecto de sostenibilidad, porque todavía no estamos acostumbrados a que los influencers tengan proyectos propios de sostenibilidad o hablen de proyectos de empresas.

Juanpa Zurita, un reconocido youtuber mexicano, convirtió esos 2,6 millones de dólares -qué provenían de donaciones-, en comida para comunidades de Somalia. ¿Sorprendido? 

Los consumidores son cada vez más conscientes a la hora de comprar, y también a la hora de consumir contenido en redes sociales. En muchos casos, ya no solo elegimos una marca por su precio, sino que buscamos productos que sean de empresas socialmente responsables, al igual que en redes sociales, nos gusta ver que los influencers están comprometidos con alguna causa.

Esta apertura de los influencers hacia proyectos de comunidad y medio ambiente, hace que nos fijemos en ellos no solo para compartir las características de un producto, sino para que se relacionen con las plataformas de sostenibilidad de las compañías, dejando de ser solo embajadores de las marcas como tal, y ayudando con la difusión y credibilidad de estos compromisos sociales. 

No todos los influencers sirven para este propósito, porque no todos tienen un contenido que sea afín a las marcas ni a los proyectos medioambientales. Kate Arnell, blogger británica, lleva cuatro años con el objetivo de generar la menor cantidad de residuos posible. No mueve masas, no tiene cientos de seguidores en Instagram, pero atrae a un target muy interesante para productos que quieran resaltar sus cualidades medioambientales. ¿Cuántos influencers conoces que puedan promocionar papel higiénico? Ella lo hace, porque es papel higiénico que proviene de material reciclado (aquí).

Quizá cuando pensamos en campañas corporativas sobre sostenibilidad no nos viene a la mente el uso de influencers para la comunicación, y pensamos más en algo enfocado a stakeholders. En Perú ya hay algunos influencers que hablan de proyectos medioambientales o de empoderamiento de mujer, que pueden ser grandes aliados de difusión para llegar al consumidor y que la sostenibilidad se convierta en la variable de decisión a la hora de elegir una marca.