¿Y la #equidad para cuándo?

Por Alí Rojas, coordinador de proyectos y Grizly Ruiz, consultora de proyectos del área de comunicación empresarial y manejo de crisis

Si repasamos rápidamente los grandes avances de la humanidad en los últimos 50 años, encontraremos acontecimientos claves como llegar a la Luna, el haber descifrado nuestro propio genoma o la creación de la revolucionaria internet. Todos, sin duda, con un impacto incalculable para la sociedad global. Pero existe un logro que, según el [1] Foro Económico Mundial , tardaremos cien años en alcanzar: La equidad de género.

Para muchos se trata de una mala noticia, pero ¿realmente tenemos que esperar un siglo? La buena noticia es que acortar dicha espera depende solo de nosotros (mujeres y hombres). Y existen señales de que se puede.

En el campo empresarial, por ejemplo, hay una vocación importante a favor de la equidad. Empresas y marcas de todo el mundo vienen impulsados ​​políticas y prácticas sostenibles para esta causa, sometiéndose voluntariamente a evaluaciones exigentes en este campo. 

De acuerdo con el [2] Índice Bloomberg de Equidad de Género 2020 , más de 300 compañías globales demostraron su compromiso con la transparencia y su liderazgo en la presentación de informes de datos relacionados con el género. Si profundizamos en el caso peruano, también se visualizan avances.

El [3]Ranking PAR 2019 de Aequales registró más de 270 casos de empresas públicas, privadas y pymes que midieron sus condiciones de equidad de género y diversidad, lo que representa un 53% más de organizaciones que en el 2018.

De acuerdo con este ranking, las mujeres en directorios de las empresas privadas representan el 22% y a nivel de CEOs, el 30%.  Por otro lado, respecto a los roles compartidos, las mujeres dedican  [4]las mujeres dedican 24 horas más que los hombres a actividades no remuneradas, mientras que a actividades remuneradas dedican 14 horas menos que los hombres.

Esto nos hace inferir que, en pleno siglo XXI, el trabajo en el hogar y el cuidado de los hijos aún recae mayoritariamente en los hombros femeninos, generando barreras para su crecimiento en el ámbito laboral.

Si bien la presencia femenina ha empezado a tomar nuevos aires en el sector empresarial, también es cierto que aún se necesitan mejoras para lograr que más mujeres accedan, por ejemplo, a cargos de alta dirección en un entorno de igualdad con el hombre. 

¿Y la equidad para cuándo entonces? Por fortuna, las barreras para acortar esta brecha se están derrumbando cada vez más, con el fin de no tener que esperar cien largos años. Para ello, es fundamental que desde el sector empresarial se continúen generando acciones contundentes que permitan una sociedad más justa y equitativa. Las existen oportunidades y está en nosotros concretarlas. La lucha es ardua y debe continuar.


[1] https://es.weforum.org/reports/gender-gap-2020-report-100-years-pay-equality

[2] https://www.bloomberg.com/gei/about/

[3] http://www.apoyocomunicacion.com/repositorio/informe/informe-ranking-par-peru-2019.pdf

[4] https://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1594/libro.pdf